Bishop: “no toda la música electrónica es bailable”

281

Bishop el DJ mexicano nos cuenta en entrevista exclusiva sus impresiones de vuelta a Cuba.

El DJ mexicano Bishop volvió a La Habana en septiembre luego de haber compartido hace muy poco con los cubanos en el Festival Habanarte. Esta vez regresó para participar en el Festival Eyeife, regalar sus experiencias teóricas en la creación de una cátedra para la música electrónica en la Facultad de Música del Instituto Superior de Arte y, por supuesto, para regalarnos su buena música.

En este paso rápido pero muy intenso por la Isla, Coocuyo no quiso perder la oportunidad de conversar con este artista. Acá te va una entrevista exclusiva sobre sus impresiones de vuelta a Cuba, ¡disfrútala!

¿Cómo te sientes regresando a Cuba?

Estoy muy contento. El hecho de regresar esta vez de una manera más formal, más seria, a través del Instituto Superior de Arte, del Laboratorio de Música Electroacústica, a través de Enmanuel Blanco que fue quien me hizo la invitación personalmente, y poder compartir no solo la música que hago, sino poder enseñar un poco de lo que es mi perfil: las clases de música electrónica, es un privilegio.

¿La música cubana tradicional ha estado alguna vez en tus mezclas?

No, no lo hecho. Ni siquiera he mezclado con música folclórica mexicana. Pero uno de mis agrados fue escuchar en los talleres a muchos participantes que hacían ese tipo de fusión.

¿Cómo te sentiste formando parte de la creación de una cátedra para la música electrónica en Cuba?

Es muy interesante que esta cátedra se esté formando en el Instituto Superior de Arte, eso le da una presencia, una seriedad, una formalidad, que también habla del interés de las autoridades académicas, escolares, en que esto suceda. En los talleres que impartí pude ver chicos en muchos niveles: muchos ya tenían cosas muy bien hechas, con un buen perfil, otros estaban comenzando, otros no sabían nada pero estaban interesados…

¿Qué importancia tiene un espacio académico para los DJs?

Bueno, en México comenzó igual que en Cuba, no había música electrónica en escuelas. Yo tenía que leer y entender todo de manera autodidacta. Conforme fui avanzando, sentí la necesidad de mostrarles a otras personas que estaban interesadas en la música electrónica lo que ya yo sabía. Eso me fue profesionalizando más en la academia, y hoy día existe la cátedra y se imparten talleres, diplomados, etc.

En México hay 15 escuelas en la ciudad que se dedican a dar clases de música electrónica y yo tengo la suerte de estar en la más importante de todas como director- coordinador del área de música electrónica. Esta escuela tiene un perfil internacional, y está inmersa en la vida cotidiana de todo el país.

Yo no dudo de que esto va a suceder aquí en unos años. Ya existe el Laboratorio de Música Electroacústica y seguramente va a ir creciendo más…

¿Cómo ves al movimiento de la música electrónica en Cuba?

Variado, diferente, mezclado mucho con lo popular. Tal vez faltaría traer otro tipo de géneros, compartirles nueva música, nuevos sonidos internacionales porque en el mundo se arman los festivales con música que no tiene que ver necesariamente con la pista de baile. No toda la música electrónica es bailable, no es solo bits… hay cierto tipo de música que implica contemplar sonidos más difíciles de digerir, más abstractos, más ambientales.

Yo creo que lo que le falta a la escena cubana es otros tipos de música electrónica, pero eso va a suceder poco a poco.

¿Qué has encontrado de nuevo en este regreso a Cuba?

Conocí gente que no conocía. Tengo algunos amigos DJs cubanos que sé que son de vieja escuela, como Joyvan, Wichy de Vedado, pero he visto gente nueva. La vez pasada que vine vi mucho EDM, y esta vez vi a la gente muy receptiva con las cosas nuevas…

¿En qué proyectos estás inmerso ahora mismo?

En México participo en una banda que lleva 30 años haciendo música, y en la que me integré hace unos cuantos. Es una banda que hace música experimental, música a partir de objetos, y estamos a punto de sacar un disco allá…

Además sigo con mis clases y tengo otros discos pendientes con otros grupos.

¿Tienes pensado volver a Cuba una vez más?

Pienso volver a Cuba para hacer una residencia académica para expandir más el trabajo que estuve haciendo pero con un tiempo más largo. Quiero poder incentivar la academia cubana de música electrónica con más tiempo, con más dedicación. ¡Ojalá suceda y se pueda hacer…!

Por último, un mensaje a los coocuyos…

Que sean abiertos, que se acerquen a los géneros que no conocen para que los entiendan, porque esto les va a dar más capacidad crítica y les va a cultivar el oído.