En entrevista exclusiva, Yamsan conversa sobre cómo llegó a la electrónica, sus preferencias y opiniones sobre este movimiento en Cuba, y mucho más. ¡Descúbrelo aquí!

¿El DJ es un artista?

Hay personas que piensan que el DJ solo pone música. La gente me pregunta a veces “¿a qué te dedicas?”, les digo “soy DJ” y dicen “ah, tú pones música”. Pero para mí, sí, el DJ es un artista.

Si te pidiera que definieras tu estilo, ¿cómo lo harías?

¿El estilo de música que yo toco? Lo definiría como futurista.

¿Cuándo produces, lo haces pensando en una discoteca o para que la gente lo escuche en sus audífonos?

Es diferente. Uno siempre hace una obra en dependencia de donde estés y con qué objetivo se va a utilizar. Si tengo que hacer un set para una emisora de radio, la hago para escuchar mayormente. Si estoy en un club, hago un set para bailar. Pero realmente se puede bailar y escuchar, al final ese es el objetivo de la música y es lo que trato de transmitir cada vez que toco.

¿Qué te inspira a la hora de producir?

Depende de cómo tenga el día. Si estoy triste, me inspiro en la tristeza, por ejemplo. Trato de utilizar todos los estados de ánimo por los que pasa el cerebro humano: triste, alegre, escéptico… Trato de utilizar todas esas fases y en base a eso crear algo. Si estoy triste, ¡no voy a hacer algo alegre! Si estoy enamorado, hago algo romántico, depende de cómo me sienta. Yo creo que ahí es donde está la inspiración de cada cual. Uno siempre se levanta con una musa. Hay veces que te levantas con una musa triste, con una musa alegre, y hay que saber utilizar eso.

¿Un tema que te haya marcado?

Un tema de electrónica, de techno, de Paul Kalkbrenner, que se llama “Gebrunn Gebrunn”. Ese es mi favorito.

¿Amas alguna otra música?

Como la música electrónica es tan amplia, en ella reúno casi todos los requisitos de la música que quiero escuchar. Depende de cómo tenga mi estado de ánimo: si quiero relajarme escucho chillout. Otro género que me gusta puede ser la música cubana y la música africana.

“La primera característica que creo debe tener un DJ es gustarle lo que hace”.

La electrónica, ¿un hobbie o algo serio?

Para mí es un modo de vida, es mi trabajo, algo que me identifica muchísimo.

¿Qué características debe tener un DJ?

Lo principal que tiene que tener un DJ es el respeto al público que está escuchando. La humildad, el saber escuchar lo que te dice la gente fuera de la discoteca, las personas más allegadas a ti. La primera característica que creo debe tener un DJ es gustarle lo que hace.

¿Crees que algún día dejarás de hacer electrónica?

No, no creo. El problema es que a mí me gusta esa sensación de la gente cuando estás tocando. La gente te transmite una energía inexplicable, que tendrías que ser DJ para entenderlo, y no me gustaría dejar de sentir eso nunca.

¿Un sonido que odies?

Cuando rompen las calles, sobre todo si estoy durmiendo, y el reggaetón del vecino de atrás de mi casa.

¿Un sonido que te guste?

El del mar cuando rompe; el de las olas rompe, como se escucha en el muro del malecón.

¿Qué le falta a la electrónica en Cuba?

Movimiento. Movimiento y unidad entre los DJs

¿Piensan que los DJs de hoy son mejor o peor que antes?

No soy de los que cree eso. Sé es cierto que cada música tiene su época. Yo tengo 35 años y cuando tenía 18 me gustaba una música que no es la misma que les gusta a los jóvenes de 18 años de ahora. El problema es que son generaciones diferentes. La música electrónica va evolucionando constantemente con la tecnología, pero no creo que pueda existir una comparación de que “fulano en el ‘70 era mejor que mengano en el 2018”, es imposible. Son simplemente épocas diferentes, no creo que se pueda comparar eso.

“…de la música electrónica me gusta todo, mientras esté bien hecha y tenga alma”.

¿A qué festival te gustaría asistir?

A todos… ¿Uno en particular? El Burning Man

¿Sientes que has alcanzado el lugar que buscabas como artista?

Me parece que sí. Gracias a dios he podido alcanzar casi todo lo que me he propuesto. Me faltan otras metas; pero esto es como el deporte: te pones primero metas más cercanas, para después alcanzar las más lejos.

¿Cómo llegaste a la electrónica?

Tengo la influencia de esa música por mi mamá. Mi mamá escuchaba mucho Depeche mode, En aquel momento esa música me parecía sorprendente porque no era la música habitual que escuchaba por la calle. Cuando fui creciendo me fui dando cuenta de que había cierto feeling de la electrónica dentro de esa música. Esa fue la formación mía para llegar a este género.

Cuando decidí dedicarme a esto, no era el tipo de música que se consumía en Cuba. Si ahora no hay movimiento, en aquel momento había menos, y se consumía otro estilo de música más bailable, lo que se le conoce como dance, el euro dance de aquel tiempo. No me dejaban tocar en lugar porque en ese tiempo yo estaba aprendiendo.

Tuve la suerte de trabajar en un lugar donde visitaba mucho público extranjero y un día conocí a alguien que me regaló un disco de techno, y cuando llegue a mi casa y lo escuché, me dije “esto es lo que yo quiero”.

Después de eso generalmente toco techno, pero de la música electrónica me gusta todo, mientras esté bien hecha y tenga alma.

Me gustaría que los DJs fuéramos más unidos”.

¿En qué proyectos te encuentras ahora?

Ahora tengo dos residencias. Una que es más constante, los sábados en Sarao Night Club, en los Jardínes de La Tropical. Y otra en Fiesta Única, que es más esporádica.

¿Para crear, necesitas grandes públicos o la privacidad?

A todo el mundo le gustaría tocar para 80 mil personas. Pero un DJ debe sentirse bien lo mismo pa’ uno que pa’ mil. Yo siempre trato de sentirme bien, si tengo uno, bien; si tengo mil, mejor; yo siempre tarto de hacerlo bien.

¿Cuáles son tus referentes en el mundo de la música?

Paul Kalkbrenner, Depeche Mode, Kraftnerk, Jean-michel jarre…

Un mensaje para los coocuyos…

Me gustaría que los DJs fuéramos más unidos. Que dejemos de pensar que todos somos alguien, porque al final nadie es nada. Me gustaría que hubiera mayor unidad para poder lograr un movimiento y para poder todos alcanzar nuestras metas.