Claudio Coccoluto: se va el mejor maestro

Claudio Coccoluto no era “sólo” un dj, sino también un diseñador gráfico, director de arte y empresario “artesano” de fama internacional, como le gustaba definirse. Ha muerto con sólo 58 años (nació el 17 de agosto de 1962) en la madrugada del 2 de marzo en su casa de Cassino, tras luchar contra la enfermedad durante un año, según informa Il Corriere della Sera. Fue uno de los fundadores del famoso club romano Goa, una gran victoria para los que probaron suerte en la capital trasladándose desde su Gaeta natal, en la provincia de Latina. A continuación, la cultura del club y la credibilidad acumulada en 40 años de carrera, tanto que también fue invitado por el mundo del “pop” al Festival de Sanremo para ser jurado en tres ocasiones. Empezó a los trece años en la radio, luego fue también locutor en Radio Deejay, y después llegó al mundo del clubbing en los locos años 80, buscado por el histórico dj Marco Trani para sustituir a Corrado Rizza. A partir de ahí su fortuna internacional. Curioso, vividor y defensor de los clubes, de los trabajadores y de la categoría de los djs incluso en tiempos difíciles como, por ejemplo, durante la pandemia por el bloqueo forzoso de actividades. No es casualidad que el pasado mes de mayo en el hotel St.Regis de Roma iniciara una serie de encuentros en streaming con el formato “Total Volume Project”. Un proyecto de apoyo a las dificultades del sector. Pionero hasta el final.

” Yo no me atrevo a llamarlo profesión ni siquiera a los 57 años, no hay rasgos definitivos de trabajo. Hay una gran pasión detrás que nació porque siempre he escuchado discos, al tener la oportunidad de manejarlos. – contó Coccoluto en una entrevista con IlGiornaleOff – Mi padre tenía una pequeña tienda en Gaeta, en la provincia de Latina, una especie de bazar donde se vendían electrodomésticos, sillas, guitarras y bombonas de gas. Desde pequeño he jugado con tocadiscos, grabadoras y vinilos”. “Cocco”, cómo le llamaban sus compañeros y amigos, veía su trabajo como una razón para vivir: “Para mí, el disco era un compañero de aventuras, lo compraba igual que una colección de soldaditos de juguete”. Un año clave fue 1980, cuando el DJ se trasladó a Roma para estudiar en la universidad. Tras asistir a varios clubes, Coccoluto comprende que éste es su camino. El resto es historia. A Coccoluto le encanta definirse como “artesano” y levanta la ceja ante la evolución de la profesión hecha de juegos de efectos. ” Todas esas personas con teléfonos móviles que filman los fuegos artificiales no tienen nada que ver con los años que pasé dando mi pequeñísima contribución a la cultura del club”, dijo a Rockit. Su filosofía de vida, además de testimonio, se resume en unas pocas frases: “Hacer bailar lo que nunca pensaste bailar es el elemento aventurero de ser DJ” y de nuevo “sin embargo, no he centrado ningún diseño de vida en la profesión de DJ, más allá de que me gustaba compartir mi música con los demás. El resto vino solo”. Por último, en Twitter, Coccoluto se mostraba muy activo y con un gran ojo en la actualidad. Hay una frase que dice Ennio Flaiano que el DJ quiso compartir con sus seguidores: “En este país, la situación también puede ser grave, pero nunca seria”.