Me da igual comerme La Barby que vomitarla

145

 

Apágala mi amor o pídele que se calle! ¡Por favor!

Ableton se tranca.

El crack.

¡El calor!

3.24 Am

Camina por nuestra casa en automático.

La Barby bebe, pone la mano en el mouse, se la quito.

Pon música. Me dice.

¿Uh? Es mi hora de trabajo, música está difícil, tenemos un solo sistema auditivo para tantas músicas.

-No es buena idea querida.

Los granos de arroz salen de su recipiente en fila. Muy ordenados recorren el suelo de las habitaciones para escalar el cuerpo de ella que continua en el delirio de la ausencia de sonido; llegan por suerte a llenarle su boca.

¡Los escupe!

Huy…, arroz crudo!

3.37 Am

El calor

Los Crack

Ableton sin responder.

Suenan Shakira y Jennifer López desde su teléfono, mi gato abre de golpe la puerta del balcón muerde su pierna y se desmaya. Los arroces dispersos se juntan, saltan, se entierran debajo del colchón. Llueve, no, es la ducha cantando “Life itself is pure Disco”.

 

Ableton responde en play y loop.

“Beat beat psico beat beat,

Sicosis en mi laptop.

¡Furia! Psico tonta

¡Fiestas! Psico lentas.

“Beat beat psico beat beat,

Sicosis Súper Furia Pop”.

Barby aburrida. Barby que grita:

-¿Para qué tantas horas componiendo eso si a nadie le interesa. Aaaaa?

Tierno saludo de mua en mi cuello.

Amor…, pensé que estabas aquí.

Él sonríe:

-¿Tenemos nuevo Arte en casa?

¡Asombro de mi vida! ¡Ella ahora es un holograma en medio de nuestra sala! ¿¡Ah!?

Estática, en silencio, luminosa con la expresión de la Aaaaa en su cara.

¿La música la convirtió? Conserva la mordida de mi gato.

¿Habrá sido la llegada de Él lo que la transformo? Parece Arte esa chica.

¿Tal vez la mezcla de música y llegada?

<<<<,,/%&/*:*/??/+@….>>>>>

4.02 Am

-Nena, suena hermoso “Súper furia Pop”. Y regala una delicia de abrazo.

Amor, he pensado que, no se,…,

¿Tendrá sentido componer…?

Somos tantos

Es solo para mí, para ti, los friends… Volveré a leer a Sloterdijk.

 Peter Sloterdijk: la música de las Esferas y el olvido del ser desde todos los altavoces

-¿La escucha del ser…? ¿Otra vez?

– Si.

Ja. Me encantan tus chistes, jaja ja.

Revuelve mi pelo. Un beso lento, lento.

-122 no es tu preferido.

-Ja, hoy puedo tolerar 126,

-121,

-125,

-120.

-¡Llego hasta 100 solamente!