Bailoteo en la carroza con la mano en la botella

198

Clup.

Encapsulo la cabeza dentro de una botella. Queda perfecto mi cuello con el de ella y ese juego de escuchar dentro de la copa se amplifica total.
Respiro – aire embotellado.
Sonido – el silencio.
Sonrío – imposible – demasiado ajustado el vidrio a mis cachetes.
Me deslizo – malecón habanero repleto de personas festejando. Los carnavales, claro.
¡Odio los carnavales! Toda esa cultura me enferma, me irrita al punto de horrorizarme por mi propia intolerancia. Los carnavales sacan lo peor de mi inconsciente.
¡Bailoteo en la carroza!
¿Como llegue a esta carroza? ¿?, ¿?, ¿??

Cenicienta no soy. No añoro en esta realidad los príncipes o brujas de la literatura, cine, Tv. Las industrias que nos hablan y educan en la búsqueda de sus supuestas perfecciones humanas y circunstanciales no han logrado contaminarme del todo.
Bailoteo en la carroza aun, meneo la cintura al ritmo de “la timba” como buena cubana. Un bikini de show con lentejuelas doradas y plumas azules me acompañan.
Que exótico estas dos yo públicamente compartiendo el mismo instante.
La mano a la cabeza. A la botella que la cubre. Cintura a full con el perreo.
Genero una duda: Creen que esos seres y circunstancias perfectas que nos venden, de existir, ¿necesitarían nuestro defectuoso amor?
Veo tristeza en la multitud de carnavaleros, mucha, incluyéndome.
La timba, el ballenato, el reggaetón, Edm, electroclash, punk, techno, ¿Cómo? ¿Qué hago?
¿Los igualo? No.
Supongo que muero.

 

Muriendo abandono las tendencias y la verdad es sin importar su naturaleza. Se manifiesta tranquila, sin dirigirla de ninguna manera a mis creencias y gustos personales.
Muy poco aire queda.
Suelto el inservible caos de la mente con la gran esclavitud que provoca y por primera vez un gran orden personal transformador me despierta.
(^>°) ¡Aja!!
Sonido – sirena de ambulancia.
Respiro – oxigeno.
Me deslizo – Una ambulancia, paramedic@s sexys (que fetiche :-)), ulalala.
No crean que me deshago tan fácil de una fantasía, ¿oyeron?
¡Aún estoy embotellada! Floto en el océano.
Soy cartas de naufrag@s, llevo siglos vagando.
Tengo mensajes.

cover/foto:Mario Giacomelli